Región Andina

La Región Andina posee ricas tierras donde se cultivan variedad de productos agrícolas: Café, Caña de Azúcar, Maíz, Trigo, Frutales y grandes riquezas forestales en el Magdalena Medio y en el Catatumbo. Es una Región que posee grandes reservas de Petróleo, Carbón, Hierro, Plata, Esmeraldas, Sal terrestre, Cobre, etc. Asimismo sus valles, sabanas y altiplanicies poseen una abundancia de pastos que permiten una ganadería extensiva. Es rica en caídas de agua para la energía eléctrica.

Las principales actividades económicas de la Región Andina son: La Agricultura, La Ganadería, La Minería y la Industria. Entre sus principales Ciudades de mayor progreso, destacamos las siguientes: Bogotá, Medellín, Cali, Pereira, Armenia, Manizales, Pasto, Bucaramanga, Cúcuta, Ibagué, Neiva, Popayán, Tunja, Duitama, Sogamoso, Girardot y otras.

El Hombre de la Región Andina es el producto de la fusión de dos elementos etno- culturales primigenios: El indígena y el Español. Es por ello que el hombre andino tiene una esencia cultural mestiza.

Debido al mosaico de paisajes naturales de la región andina las gentes se has agrupado en núcleos, con características bien definidas (Raza, costumbres, tradiciones, formas de vivir). Estos núcleos humanos son los siguientes:

 
  •  El núcleo Antioqueño o "Paisa"
  •  El núcleo tolimense u "Opita"
  •  El núcleo Caucano
  •  El núcleo Nariñense o "Pastuso"
  •  El núcleo Cundí boyacense
  •  El Núcleo Santandereano

El hombre antioqueño a paisa es el representativo de los departamentos de: Antioquia, caldas, risaralda y Quindío, en donde se conformo un pueblo esencialmente tri-etnico, aun cuando con predominio del elemento racial español.
El paisa es el hombre de la montaña, el maicero a quien le gustan el sancocho, los frisoles, la arepa, la natilla, los buñuelos, la mazamorra.

El hombre tolimense u Opita que son los representativos de los departamentos de Tolima y Huila, en las riveras del río magdalena y en los denominados planos del tolima. El opita es el grupo mestizo por excelencia de la Región Andina. Los Opitas gustan de las riñas de gallos y las carreras de caballos; tienen entre sus mitos folklóricos: el mohan, la candileja, el poira, la madremonte y otros.

El hombre caucano es característico de los departamentos de cauca y Valle del Cauca, en un área tri-étnica de gran mestizaje racial y cultural. En Cauca grande es la tierra del Bambuco y del Pasillo y el Litoral del Pacifico es el ambiente del currulao.

El hombre Nariñense o "pastuso" es el representante del departamento de Nariño, en un área con mayor predominio de la población indígena. El Nariñense es un pueblo trabajador, tesorero y de buen corazón

El hombre Cundí boyacense es característico de los departamentos de Cundinamarca y Boyacá, y en especial lo que se denomina propiamente Altiplano Cundí boyacense. El Cundí boyacense se manifiesta por su espíritu egocéntrico e individualista, o sea, la esencia del estilo andino, exceptuando el Bogotano moderno en su expresión de síntesis de la esencia moderna del país. El Boyacense es un elemento trabajador, tradicionalista y orgullosos de sus valores patrios, como así lo demostró la guerra de la independencia.

El hombre Santandereano es el elemento humano de los departamentos de Santander y Norte de Santander. En esta zona se concentro un gran grupo de españoles y mestizos, pues el impacto de la conquista y la colonización, destruyo la mayor parte de la población indígena de guanes y chitarreros.

El traje típico utilizado en el Sanjuanero, baile típico huilense es para las mujeres: una blusa blanca y en corte bandeja, rodeada por arandelas, elaborada en randas y encajes, adornadas con aplicaciones de lentejuela, con un ajuste entallado y cremallera atrás.La falda es elaborada con satines de colores subidos, tiene decoraciones florales pintadas al óleo o de flores troqueladas de seda y vuelos en rondas que armoniza con los de la blusa, su largo es a media pierna y su ancho es de ruedo y medio.Bajo la falda está la enagua o pollerín, primordial para la ejecución de varios pasos y figuras. Tiene tres vueltos, el más amplio lleva varias arandelas de encaje. El adorno de la cabeza se elabora con flores artificiales que juegan con el diseño del color en las aplicadas o pintadas en la falda; se coloca sobre la moña o trenza en la parte posterior de la cabeza o se luce sobre el lado derecho.

El traje masculino es más sencillo, pero de igual importancia: Sombrero elaborado a mano, camisa con cuello abierto, botonera adelante centrada, originalmente blanca, rizada en la pechera y decorada con lentejuelas y encajes; el pantalón es de prenses en color blanco o negro. Los accesorios del traje los comprenden el rabo de gallo o pañuelo de seda o satín rojo y el cinturón de cuero.

La guabina es otro de los bailes típicos de la Región Andina, cuyo traje es el característico de cualquier campesino de las regiones de la Cordillera Oriental, preferiblemente el de la provincia de Vélez en Santander, en donde se conserva en la mejor y más auténtica de sus manifestaciones. Pero para la Guabina Chiquinquireña se deben adoptar, naturalmente, los trajes de los Campesinos de Boyacá.

A los campesinos santandereanos se les caracterizaba por vestir con: sombreros de paja pintados de blanco y negro y cintas de colores, cuentas de vidrio adornando el pecho de las muchachas mestizas de Pamplona y Vélez; la camisa con bordadas arandelas; las enaguas que bajan desde el talle; los pañuelos colgados sobre los hombros; los pañolones rojos, de hilo, con dibujos blancos, y las demás prendas de vestido usuales de las mujeres.

En cuanto al campesino boyacense, el hombre lleva pantalón de dril, camisa de tela de algodón, sombrero de tapia pisada y ruana de lana; y la mujer viste con falda de tela de algodón, con amplios vuelos, blusa de algodón con bordados, pañolón, sombrero de tapia pisada o de paja de esparto y alpargatas blancas, atadas con un pasamano negro.Así mismo, la típica bogotana vestía de pañolón y falda de colores, blusa blanca con cuello cerrado y alpargatas.

Ya en la zona rural del Eje Cafetero, la mujer dedicada a recolectar el café es llamada "chapolera", cuyo vestido consiste en una blusa blanca de manga larga y cuello alto, abotonada en la espalda y adornada en la parte anterior, el cuello y las mangas con franjas y letines; la falda es amplia, de tela estampada con flores pequeñas de diversos colores y con bolero en la parte inferior, delantal blanco con letines sobre la falda y alpargatas. Otra de las características es el cesto para recolectar el café y el sombreo para ocultarse del sol durante esta actividad. El cabello se adorna con flores naturales.

Mientras el hombre es llamado "arriero", queriendo definir a quien dirige el conjunto de mulas y caballos utilizados para transportar el café, además de telas, cobijas, mantas, herramientas y utensilios. Este vestuario es el que generalmente representa la parte rural de los departamentos de Antioquia, Caldas, Risaralda y Quindío. Característico entre sus accesorios está su carriel.

Usa pantalón de dril remangado a la rodilla, camisa estampada, pañuelo rabo de gallo amarrado al cuello, alpargatas y sombrero de fique o paño; se complementa con un poncho sobre los hombros y un machete atado a la cintura y un carriel.